VENEZUELA EN EL 19 Y UN POCO MÁS ALLÁ

Gerardo Cedeño, afirma que ¡El socialismo del Siglo XXI proseguirá durante todo el 2019 y un poco más allá”.

VENEZUELA EN EL 19 Y UN POCO MÁS ALLÁ

Luis Beltrán Guerra G.

Gerardo Cedeño, asiduo lector de Jean Paul Sartre, pero denso además en la estrategia de la guerra de Sun Tzu, afirma que ¡El socialismo del Siglo XXI proseguirá durante todo el 2019 y un poco más allá”. Exhibe el libro Un dragón en el trópico, de Corrales y Pendolf, afirmando que se equivocaron en las páginas, pero acertaron en la portada. Pues Chávez, fue, lo es y seguirá siendo, inclusive por sus herederos, ese dragón, criatura sabia y poderosa cuya presencia es sinónimo de buenos augurios (mitología china).

Lo hace en “The Benjamín Franklin School of Government” compartiendo el podio con Genaro Mosquera, Vladimiro Mujica y José G. Tovar, convencidos de que la política ha de enseñarse, propósito de la escuela, precisamente, para que no logre insertarse gente como Cedeno. Ese ha sido el mal, dice Mujica, de América Latina. El conversatorio, en LUZ.

Pero Cedeno prosigue, burlándose de las estrategias para derrocar al socialismo, las del Frente Constituyente, MUD, Frente Amplio, Bloque Constitucional, partidos y la diáspora. No menciona a las Fuerzas Armadas, por estar cuadradas con el gobierno, en defensa de la Constitución del Comandante para la unión de América Latina, o sea, nuestro imperio.

Al gobierno de los EEUU no ha de temérsele, por sus enredos con Trump, el jaqueo ruso de las elecciones con Hilary Clinton, conflicto en el medio oriente, poco interés por el petróleo venezolano (apenas un 7%), seguridad interna, control de las kamikazes y extremistas y algunos líos de faldas presidenciales, por verse. Agrega que no pueden olvidarse, tampoco, los beneficios que genera el tráfico de sustancias alucinógenas en la economía mundial, con respecto a lo cual los países poderosos se hacen los lerdos. Concluye, por tanto, que los marines no actuarían porque la Casa Blanca estime determinante el oro negro. Pero tampoco por las consecuencias humanas del narcotráfico como problema de salud pública.

Una evidencia, a su juicio, es la visita de tantos jefes de Estado a New York, con respecto a la cual unos cuantos escuálidos taconearon con su detención. Pues no, regresaron plenos de soberanía popular y a la tarea diaria. Deberían tener presente, asimismo, que si los americanos son ahora nuestros enemigos, la amistad con los herederos de Mao garantiza continuar construyendo la patria. No hay fuerza que detenga a la revolución.

Eso que llaman el éxodo, en referencia a grupúsculos residenciados en otros países, es un problema de quienes se han ido o de los segundos, por lo que les incumbe resolverlo. No hace falta ninguna intervención, pues, reconociendo la probable escases de alimentos y medicinas, los migrantes lo que deberían hacer es fajarse a trabajar en Miami, Colombia, Perú, Ecuador y Brasil para las encomiendas que enviarían a sus familiares que permanecen en la patria. Sin los que se fueron, el socialismo marchará viento en popa.

Es más, si Colombia que cambió a un Santo por un Duque, pisa territorio patrio, los tanques y aviones revolucionarios destruirían los puentes en la frontera, quedando aislada y sin acceder al océano. Pues nuestros soldados estarían esperándoles en el Lago de Maracaibo. Chiquinquirá Villalobos, excompañera sentimental de Gerardo grita ¡qué molleja, tú lo que estás es loco! Deberíamos internarte en el Psiquiátrico de Maracaibo, para que leas después que te compongan el coco el discurso del Dr. Nucette con motivo de los 144 años del hospital, quien afirmó que los países parecen ómnibus manejados por irresponsables que eligen el itinerario y el destino. Los demás habitantes viajamos como pasajeros que va en camiones-jaula al mercado. El grado de ineptitud de quienes manejan nuestro ómnibus me asombra un poco” (Adolfo Bioy Casares). Ese es tu socialismo. Cedeño prefiere internarse en la Asamblea Constituyente de 2017.

Mujica dice a Tovar ¡el humor es cosa seria!, quien contesta ¡pero arma de lucha”, poniendo fin al coloquio.

@LuisBGuerra