¿MARCHAR O VOTAR?

Por LUIS BELTRAN GUERRA G. Publicado el lunes 7 de mayo, 2018

La contestación presagia que los venezolanos por no portarnos bien, tenemos más de 20 años hablando y actuando de forma disparata e incongruente y sin decir o hacer nada substancial.

Por mí que no soy el mejor, pero estoy mejorando, diría Cantinflas, quien hace 25 años se fue al otro mundo, deseoso de que Dios lo recibiera con una sonrisa (El Tiempo, abril, 2017).

La contestación presagia que los venezolanos por no portarnos bien, tenemos más de 20 años hablando y actuando de forma disparata e incongruente y sin decir o hacer nada substancial, como terminó la RAE definiendo al verbo cantinflear, uno de los comediantes más destacados del mundo. Así responde María Fernanda Torres a su esposo Juan Hernández, mexicano, residenciado en Caracas y alumno del filósofo Leopoldo Zea Aguilar.

Juan entusiasmado con la lectura del libro de Carlos Alberto Montaner “El Presidente (Manual para Electores y Elegidos)”, refiere que tanto Maduro, otra vez candidato y H. Falcón, por la oposición. Cantinflas diría por la posición, dice María Fernanda, pero su marido reitera que ambos están bastante lejanos de la cartilla de Montaner, la cual pretende ilustrar “cómo ser un buen presidente”. Pero que a Henri se le puede enseñar, no a Nicolás.

Eso lo sabemos, contesta María Fernanda, reclamando de su esposo que repita los posibles escenarios que antes le mencionara frente a elecciones tan particulares, por lo que Juan acude a sus apuntes indicándoselos : 1. Son reales y las ganaría Falcón, quien integraría un gabinete idóneo, siendo su Ministro de Planificación Francisco Rodriguez, doctor en economía de Harvard, hijo de Gumersindo Rodríguez, el gran planificador del primer gobierno de CAP, cuyos méritos hemos empezado a reconocerle por “la metodología del contraste”, o sea, comparando el desarrollo consolidado durante aquel quinquenio y el desastre del socialismo del Siglo XXI. El vicepresidente sería Claudio Fermin, cuya idoneidad, experiencia política y mano izquierda no pueden negarse. María Fernanda pide perdón a Juan para llamarlo “exageradón” como calificó Mario Moreno a Chaplin al éste decirle que eran los 2 más grandes comediantes. 2. Expresa Juan, no del todo agradado. El proceso eleccionario es un acuerdo tras cortinas con el gobierno, mediante obvenciones significativas, para legitimar a Maduro, atenuando de esa manera la presión internacional que es casi unánime para que renuncie, desestimulando, a su vez, al 85 % de los venezolanos deseoso de sustituirlo. ¡Ahí está el detalle! ¡No es ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario!, es la reacción de María Fernanda, emulando nuevamente a Cantinflas.

La molestia de Juan aumenta y como buen cuate afirma categóricamente que Claudio Fermin y Eduardo Fernández están excluidos de la posibilidad de obvenciones, pues los conoce y por tanto defiende su moral. El tercer político en la estrategia, Felipe Mujica (nuestro alumno/UCAB), se ha desplazado del comunismo heredado de su padre a la democracia liberal, dejando el eufemismo izquierdoso como lo hizo Mario Vargas Llosa, según su libro “La llamada de la Tribu” (Alfaguara, 2018). Juan afirma con rostro enrojecido que en el llamado a sufragio, podrá haber equivocación, pero no vendidos.

Los argumentos de que se trataría de elecciones amañadas y que la consuetudinaria voz de Tibisay volverá a vibrar en la madrugada, confirmando el triunfo de Maduro, lo cual lo convertiría de deslegitimado en “todo lo contrario”, otra frase de Mario Moreno, como para preguntarse con su sobrada inteligencia, pero ante quién, como tal vez lo ha hecho la triada Fernández, Fermín y Mujica, convencidos de que ante la debacle venezolana, sin excluir áreas, poco importa ser o no legítimo y que en geopolítica las invasiones son excepcionales y los marines están muy ocupados.

El misterio del fraude, que no deja de ser una incógnita, llevaría entonces a Cantinflas a expresar plantea María Fernanda “pues dele cuate, ya que la mejor manera de demostrarlo es llenando las urnas de papeletas diciendo ¡Maduro ya está bueno, no más!” Pero, adicionalmente, acota Juan, que el cómico también diría “¡Falcón, no te la eches, creyendo que eres halcón, que esos sufragios no son por ti! Se trata de una proclama popular para rescatar a la patriótica, mancillada como novia dejada que la llevó a la prostitución. Si el 85 % que rechaza a Colacho se traduce en sufragios, no te infles cuando te coloquen la banda, manéjate más bien con humildad, encomiéndate al Espíritu Santo, rodéate de competentes y has como Patricio Aylwin en Chile, poner término a la dictadura, adelantar una política económica que ubicó a su país en la lista de los desarrollados y reconcilió a los chilenos. Un 11 de marzo de 1990 empezó el progreso en Chile, por lo que tu ¡mi presidentico! deberías iniciarlo en la sultana del Avila en el mes de mayo, si mi cuate, el de las flores. 3er escenario.

En lugar de estar diciendo “¡Chavez vive y la revolución sigue!”, di como CAP, cuyo defenestramiento, írrito, malsano y contrario a la Constitución, nos llevó al desastre, “¡Manos a la obra!”

María Fernanda abraza a Juan expresándole ¡votaré!

El autor en la algazara duda si ha cantinfleado.

@LuisBGuerra

*Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad absoluta de su autor*