“Los dos Papas” Fake-News en la pantalla de Netflix

Como periodistas investigativos, como analistas políticos,  no podemos pasar por alto el fastidio que nos causa ser testigos de la tremenda manipulación mediática que representa  el ver la popular película “Los dos Papas”, una verdadera pieza maestra de lo que es fake-news, producida por Netflix. El fraude comienza ya al inicio de la película, cuando se nos advierte que  está “basada en hechos reales“.  En realidad lo que presenciaremos es justamente todo lo contrario. Por lo menos  se trata de una “fanta–ciencia” religiosa mal intencionada, con un marcado acento ideológico progresista, en pro de la teología de la  liberación católica, que creíamos  superada, pero rescatada por el papa Bergoglio. El verdadero Benedicto  no aparece en el film de Netflix, es todo lo contrario de lo que se presenta allí, y exactamente  lo mismo sucede con el Papa Bergoglio. ¡El film  es puro fake-news !
José Antonio Friedl Zapata

“Los dos Papas”
Fake-News en la pantalla de Netflix

José Antonio Friedl Zapata

Como periodistas investigativos, como analistas políticos,  no podemos pasar por alto el fastidio que nos causa ser testigos de la tremenda manipulación mediática que representa  el ver la popular película “Los dos Papas”, una verdadera pieza maestra de lo que es fake-news, producida por Netflix. El fraude comienza ya al inicio de la película, cuando se nos advierte que  está “basada en hechos reales“.  En realidad lo que presenciaremos es justamente todo lo contrario. Por lo menos  se trata de una “fanta–ciencia” religiosa mal intencionada, con un marcado acento ideológico progresista, en pro de la teología de la  liberación católica, que creíamos  superada, pero rescatada por el papa Bergoglio.

El film, bien empacado, bien dirigido y bien actuado, ha logrado evidentemente una gran popularidad.  Esta popularidad, y la comercialización mundial por Netflix, es que lo vuelve tremendamente peligroso por el mensaje falso, sin ningún escrúpulo para respetar la verdad de los dos Papas, frente a espectadores incautos y poco informados acerca de la temática religiosa-política de base. Así este film que ha logrado cuatro nominaciones  de los Golden Globe Awards 2020,  finalmente no logró ni un solo premio.

Joseph Ratzinger  será presentado como el malo de la película, un viejo insensible, alejado del mundo real, incapaz de lograr simpatías entre sus fieles, falto de compasión. Claro no se puede obviar que el Papa alemán es culto, que toca maravillosamente el piano, que habla diferentes idiomas; pero no se deja de mencionar,  por lo menos en dos oportunidades, que fue o tuvo contactos con los nazis, afirmación completamente falsa. También se menciona su fe tambaleante, vacilante, “No oigo más la voz de Dios”, y tantas otras infamias.

En cambio el Papa Bergoglio, de acuerdo a la cultura dominante en muchos de los medios de comunicación, influenciados por el marxismo cultural, es el bueno de la película, es divinizado, es misericordioso, es casi un santo, sensible a las necesidades de los pobres. Un verdadero Papa progresista, para nuestros tiempos,  protector de los sátrapas del continente, todos ellos miembros del club del socialismo del siglo 21, llámense éstos Castro, Kirchner, Maduro, Ortega, Evo Morales o Lula.

El Papa Bergoglio parece estar motivado en su papado por nada más que la búsqueda de poder, y como bien lo señaló el gran periodista argentino Jorge Fernández Díaz: “Bergoglio nació para ser político, no para ser Papa. . . y no aspiraba a ser Papa, sino a ser Perón . . . y hoy está viviendo su sueño de ser Perón”. Un sueño que se ha vuelto una pesadilla para su Iglesia y para el mundo occidental de tradiciones democráticas y de libre mercado. Tampoco se menciona  en la película la mafia gay que lo rodea en el Vaticano y  lo  poco que  ha hecho para combatir  efectivamente los criminales actos de curas pederastas. Además se oculta el hecho de que detrás de su elección existen comprobadas sospechas de componentes mafiosos. Así lo afirman vaticanistas serios  como el italiano Antonio Socci, la inglesa Catherine Pepinster y el norteamericano  George Neumayer. Para lograr sus objetivos  el clan Bergoglio creó un grupo secreto llamado “Club de la mafia de San Gallen”, que se reunía periódicamente en esa ciudad  suiza para lograr la ascensión de Bergoglio al papado. Un verdadero escándalo, que si se investigara a fondo, podría apartar a Bergoglio  de su pontificado.

Benedicto XVI, por el contrario, y basado esto sí en hechos reales,   es considerado por todos aquéllos que lo han conocido, tratado, acompañado, como un hombre con una gran dulzura. Su primera Encíclica la dedicó al tema del amor, “Deus  caritas est”.   Su capacidad de diálogo es enorme, y ha tenido grandes entrevistas, diálogos  hasta con gigantes del pensamiento filosófico laico, como con el profesor Juergen Habermas, quien lo considera  como “un filósofo de primer orden”. Desde el punto de vista teológico Benedicto es uno de los representantes más importantes de nuestros tiempos. Claro, Benedicto  molesta enormemente a la progresía internacional y a los sectores “progres” dentro de su Iglesia porque  se enfrenta  a la actual filosofía relativista de nuestra época. Su pensamiento político es una síntesis  del liberalismo clásico católico, que el Papa emérito destaca en la relación entre la razón y la fe y que, descrito en el documento “libertatis  nuntius“ publicado ya en el año 1984 contra la teología marxista de la liberación, evidentemente le ha traído acérrimos enemigos. En este documento de Benedicto podemos leer: “La lucha de clases como camino hacia la sociedad sin clases es un mito que impide las reformas y agrava la miseria y las injusticias. Quienes se dejan fascinar por este mito deberían reflexionar sobre las amargas experiencias históricas a las que ha conducido”.

El verdadero Benedicto  no aparece en el film de Netflix, es todo lo contrario de lo que se presenta allí, y exactamente  lo mismo sucede con el Papa Bergoglio. ¡El film  es puro fake-news !

“Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad absoluta de su autor”

Jose Antonio Friedl Zapata es un notable periodista internacional nacido en Uruguay y formado en Europa. Es politólogo, latinoamericanista y domina varios idiomas. Miembro de la Federación Internacional de Periodistas y fue corresponsal durante varios años de la Radio-TV alemana para Latinoamérica y el Caribe. Es autor de varios libros con temática latinoaméricana.