LA RESOLUCION ANTI-ISRALEI DEL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LAS NACIONES UNIDAS ES INJUSTA, IRRESPONSABLE Y HACE VULNERABLE A OCCIDENTE YA SUS ALIADOS

Previas administraciones norteamericanas nunca consideraron los asentamientos mayores obstáculos para llegar a un acuerdo de paz. Es más, también ofrecieron soluciones realistas al tema.

El 23 de diciembre, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) aprobó una resolución condenando la construcción de asentamientos israelíes.

La resolución fue aprobada al no ser vetada por Estados Unidos.

La resolución no tiene validez legal dado que fue adoptada bajo la llamada sección 6, o sea es una resolución no vinculante. Sin embargo, establece un desafortunado precedente y una inmerecida victoria para los dirigentes palestinos intransigentes y, también e incluso para la tiranía genocida del presidente Sirio Bashar Al Assad.

Es importante señalar porqué la resolución fue tan injusta  como irresponsable.

Previas administraciones  norteamericanas nunca consideraron los asentamientos mayores obstáculos para llegar a un acuerdo de paz. Es más, también ofrecieron soluciones realistas al tema.

Bajo la administración del Presidente George W. Bush se estableció que los asentamientos con población judía ya bien establecida, donde el 80% de los colonos residen  y que se encuentran en  un territorio que es menor al 10% de la Cisjordania, son legítimos. Por el contrario, expansión física de la presencia israelí en la Cisjordania no sería aceptable. Algo similar fue propuesto por el Presidente  Bill Clinton cuando presentó sus parámetros para un acuerdo de paz.

Por lo tanto, en las concepciones de Clinton y Bush se estableció una diferencia entre lugares como el Muro de los Lamentos, (el lugar más sagrado para la religión judía), o los suburbios de Jerusalén (que nunca tuvieron población árabe) y los asentamientos construidos en el corazón de la población Palestina.

La resolución del CSNU aprobada recientemente no establece una distinción entre los dos. El muro occidental es territorio ocupado porque el término “asentamientos” se ha definido como cada pedazo de territorio tomado durante la Guerra de los Seis Días en junio de 1967. Esto incluye también los Altos del Golán, un territorio que antes pertenecía a Siria.

Por milenios judíos locales y del mundo peregrinaron al muro del segundo templo. El CSNU ha cuestionado el status de este lugar con apoyo de las potencias occidentales.  Si Israel se retira del Golán, el área estará en manos del genocida Bashar Al Assad o del grupo islámico radical Al Nusra, que ahora se encuentra en territorio sirio junto a los Altos del Golán.

Obama y su equipo olvidaron completamente que Israel ofreció concesiones en Camp David (2000), aceptó los Parámetros Clinton para la paz (2001), se retiró unilateralmente de Gaza desmantelando todos los asentamientos de la Franja (2005) poniendo a sus propios ciudadanos  a merced del bombardeo  de la organización terrorista Hamas, a quien la Autoridad Palestina no pueden controlar.

Pocos años después, Israel ofreció de nuevo concesiones de gran alcance (2008). Las tres concesiones israelíes incluyeron un estado palestino sobre más del 94% de la Ribera Occidental y de toda Gaza; Territorios de Israel a cambio de retener los bloques de asentamientos; La división de Jerusalén y la co-administración de los sitios sagrados junto a los palestinos. Todo esto fue rechazado por los palestinos que recurrieron a la violencia y la incitación que ha durado casi dos décadas.

Ahora la dirigencia Palestina  puede negociar comenzando con que Israel se retire de los territorios porque así lo establecio el Consejo de Seguridad. Así  Israel es obligado a negociar desde un punto de desventaja, cunado los Palestinos no han ofrecido hasta el momento concesión alguna.

Efectivamente aunque la resolución pide que se ponga fin a la incitación palestina, no pide a la Autoridad Palestina que reconozca a Israel como el Estado-nación del pueblo judío, algo que los palestinos se han negado a hacer hasta ahora. Esto constituye un obstáculo importante para la paz. De hecho, es la continua demanda palestina que se permita a tres millones de palestinos recibir la ciudadanía israelí y ser absorbidos en la sociedad israelí que ha hecho imposible un acuerdo. Tal demanda palestina no es más que una fórmula para una guerra (civil) entre dos naciones acrimoniosas forzadas a vivir bajo in mismo estado. Por supuesto este escenario no parecería importarle a la Autoridad Palestina que ha  planteado esta demanda numerosas veces  y que es totalmente inaceptable para Israel.

¿Dónde en esta resolución a los palestinos se los hace responsables?

La resolución del CSNU fue un acto de grave fracaso de la política exterior que socava la credibilidad de los Estados Unidos en el ámbito internacional y así su imagen en el mundo.

Esto afectaría la vulnerabilidad no solo de Estados Unidos sino también de sus aliados.  Como ya está pasando. En Siria los rebeldes que  están apoyados por Estados Unidos están siendo masacrados. Los iranís continúan con sus actividades subversivas y terroristas. Venezuela continúa burlándose de  la presión internacional y de los EE UU en particular. El gobierno de Raúl Castro jamás cesará de apoyar al gobierno represor de Nicolás Maduro y menos aún suavizará su opresión del pueblo cubano.

Nadie realmente peligroso parece temerle a la dupla Obama/John Kerry.

Esperamos que el futuro de la Administración Trump proceda a deshacer y revertir este movimiento desafortunado.

*Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad absoluta de su autor*