LA CAJA DE PANDORA – 2017-

“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.” -Víctor Hugo -

Al comenzar este nuevo año, he de apartarme de la costumbre de escribir sobre un tema determinado, para reseñar en esta Pandora los países en los que, en mi opinión, acontecerán en este 2017 los hechos y eventos que definirán el curso del nuevo año, los cuales sin dudas serán apreciados y evaluados de forma diferente – como nos dice el autor de “Los Miserables” – por los débiles, los temerosos y los valientes.

El 2017 amanece con posibilidades ciertas de ocurrencia de conflictos regionales que contribuirán a dibujar el panorama mundial que afrontaremos en los meses por venir. Con ello en mente, a continuación, referiré por áreas geográficas los países que a mi juicio debemos observar para así tener una visión general que razonablemente nos permita prever lo que enfrentaremos en los próximos 12 meses:

AMÉRICA

Argentina y Brasil. – Ambos gigantes sur americanos enfrentan problemas muy similares, pues sus respectivos gobiernos no cuentan con un sólido respaldo popular debido, en el caso argentino, al estrecho margen de victoria obtenido por Mauricio Macri en las pasadas elecciones presidenciales y, en el caso de Brasil, por el carácter de interinato que tiene el gobierno de Michel Temer como consecuencia del impeachment de su presidenta. Igualmente, sus economías están seriamente afectadas motivado a los años de políticas populistas aplicadas por los gobiernos peronistas y del PT, respectivamente, lo que implica que ambos gobiernos deberán adoptar medidas de shock que no serán bien recibidas por la sociedad parasitaria nacida al amparo de los gobiernos de Lula da Silva y Rousseff en Brasil y de los Kirchner en Argentina. Afortunadamente, en ambos países subsisten las instituciones y ello ha permitido descubrir y procesar gigantescos casos de corrupción que afectan directamente a su clase política y en especial, a su más alta dirigencia, quienes ya han sido imputados por delitos económicos y de corrupción. En cuanto a los casos de Cristina Kirchner, Petrobras y Odebrecht, muchos serán los nombres de venezolanos que saldrán señalados en las investigaciones que se adelantan, lo que constituirá un ingrediente volátil más en la mega crisis que se está gestando en Venezuela.

Bolivia. – A comienzo de 2016, el pueblo boliviano le dio un claro “NO” a las pretensiones continuista de Evo Morales. Desde entonces, el inquilino del Palacio Quemado busca la forma de obviar la decisión popular y postularse para un tercer periodo (un cuarto en realidad) en las elecciones del 2019.  En Bolivia pueden esperarse conflictos internos motivados a problemas económicos causados por la baja sensible en los precios de materia primas exportadas por Bolivia (petróleo, gas y zinc), la subida del dólar con respecto al boliviano y los casos de corrupción, tráfico de influencia y abuso de poder. Adicionalmente, la crítica situación de sequía que afecta a gran parte del territorio del altiplano puede influir en la paz social de los bolivianos. No obstante, el gobierno de Morales puede aprovechar el diferendo con Chile por la salida al Pacifico, para manipular al pueblo y lograr apoyo a su pretensión continuista.

Cuba. – En el su discurso a la Asamblea del Poder Popular el 27 de diciembre pasado, Raul Castro pintó un cuadro no muy halagador para la economía cubana, la cual sufrió en el 2016 un decrecimiento del 0.9%, lo que conlleva a la anunciada dificultad de cumplir con los compromisos de pagos internacionales, motivado, según Castro, a una significativa merma en la disponibilidad del tercer producto de exportación de Cuba: el petróleo venezolano. Este negativo cuadro había ya sido reconocido por el ministro de economía Ricardo Cabrisas, quien anunciara el martes 27 de diciembre que Cuba había entrado en recesión. En todo caso, en la Cuba post Fidel reina la incertidumbre con la ascensión a la presidencia de Donald Trump a partir de este 20 de enero y la instalación de un Congreso de mayoría Republicana. Recordemos que entre las promesas electorales hechas por Trump a la comunidad cubana en el importante estado de Florida, está la revisión de los acuerdos firmados con la administración Obama, sobre todo en materia económica y financiera, lo que pudiese afectar la actividad turística de la Isla (principal fuente de ingresos) que esta fundamentalmente en manos de la holding GAESA, propiedad de las Fuerzas Armadas de Cuba, a cuya cabeza se encuentra el General Luis Alberto López-Calleja, yerno de Raul Castro. Por otro lado, la investigación lava jato pareciera también alcanzar a GAESA por su vinculación con Odebrecht y el Puerto del Mariel.    

Colombia. – Nuestro vecino tiene también sus problemas institucionales, pues el presidente Santos ha pretendido pasar por encima de la voluntad del pueblo colombiano, no sometiendo a nueva consulta popular el acuerdo definitivo negociado con las FARC. Pareciese que para todos los efectos prácticos los irregulares – incluyendo al ELN – ya han aceptado su desmovilización y su incorporación a la vida institucional colombiana. Lo que no está muy claro es cuál será el destino final del lucrativo negocio de la droga que bien pudiese trasladarse a territorio venezolano, a zonas fronterizas controlada por los elementos facinerosos colombianos.

Ecuador. –  Al presidente Correa las cosas no le están saliendo bien. Ya anunció que no será candidato en las elecciones que se celebran este mes de febrero y recién declaró que el escándalo Odebrecht posiblemente lo salpique. La situación económica de Ecuador no es halagadora pues con la caída de 2.5% del PIB en el 2016, es evidente que el país entró en recesión. Al igual que en Venezuela, la caída de los precios del petróleo trajo como consecuencia una drástica reducción del gasto social, pilar fundamental de las políticas populistas de Correa quien, a diferencia de Morales y Maduro, astutamente decidió salir del juego y dejarle a otro el afrontar la crisis que se avecina, pues no será candidato a la reelección en las elecciones de febrero de 2017.

Estados Unidos. – Desde la campaña electoral de 1948 entre Truman y Dewey no se producía un resultado electoral como el que llevó a Donald Trump la presidencia de los Estado Unidos, obteniendo este un amplio triunfo en votos electorales, pero perdiendo con la Sra. Clinton en el voto popular por más de 3 millones de votos. Trump llega a la presidencia con un claro mensaje anti político y anti sistema que promete mover los cimientos del establishment norteamericano. Nunca antes una elección presidencial norteamericana ha causado tanta controversia después de celebrada como la que llevo a Trump a la presidencia. Así lo pudimos apreciar en las manifestaciones violentas en diferentes ciudades protagonizadas por opositores a Trump, y en los esfuerzos nada velados de la cadena CNN para estimular el recuento de votos en estados claves.  Pienso que es aventurado hacer pronósticos sobre la actuación del nuevo presidente pues una cosa es la diatriba de campaña y otra muy distinta el día a día del manejo interno y externo de la única potencia que hoy subsiste. En todo caso, Trump ha dado evidencia concreta de su estrecha relación con Israel, lo que sin dudas afectara la geopolítica del medio oriente; tampoco ha ocultado su intención de acercarse estratégicamente a Rusia, con el propósito de separarla de China (a la inversa de la estrategia de Nixon en 1972) y ha manifestado su declarado aislacionismo económico, cuya primera evidencia la apreciamos en la amenaza del presidente electo de castigar tributariamente a la Ford Motor Company por su intención de instalar una planta de ensamblaje (maquila) en México. Dicen los que saben de política norteamericana que la gema más preciada de la presidencia norteamericana es poder moldear al poder judicial de la nación hacia el pensamiento presidencial. Pues bien, Donald Trump tendrá esa oportunidad de oro pues le toca cubrir 100 vacantes a nivel de la judicatura federal, incluyendo la de uno de los 9 Jueces Asociados de la Corte Suprema de los Estados Unidos, acontecida tras el fallecimiento del Juez Antonin Scalia en febrero de 2016. La designación del nuevo Juez Asociado por el Presidente requiere la aprobación del Senado (de mayoría Republicana) y quien sea designado, será el fiel de la balanza entre liberales y conservadores en la Corte, pues ambas facciones cuentan con 4 Jueces cada una.

México. – El país azteca no ha sido factor perturbador en las Américas desde que Jose Doroteo Arango Arámbula (a.k.a. Pancho Villa) “invadió” los Estados Unidos en 1916, atacando la población fronteriza de Columbus, Nuevo México. Siempre he pensado que el principal y más productivo activo de México – después de su historia y folklore – es el Rio Grande, su frontera con Estados Unidos. Sin embargo, ello no luce así a futuro, pues, aun antes de su instalación como presidente, Donald Trump comenzó a levantar su prometido muro fronterizo, lo cual evidenciamos con la amenaza del presidente electo a la Ford Motor Company de castigarla con impuestos si instalaba una proyectada planta automotriz en suelo mexicano. De concretarse las xenofóbicas amenazas del nuevo inquilino de la Casa Blanca, pudiéramos ver una inestabilidad en México que beneficiaría al ya incontrolado negocio de las drogas y que estimularía una crisis migratoria hacia el norte como no se ha visto hasta la fecha. Como si se tratara de un aviso del porvenir, comenzando el año se produjeron saqueos y alteraciones del orden público en Ciudad de México producto de la subida en un 40% del precio de la gasolina, lo que presagia un año nada tranquilo para el presidente Peña Nieto.

Venezuela. – El 5 de enero de 2017 se instaló la Asamblea Nacional con una nueva Junta Directiva encabezada por el diputado Julio Borges. Ese mismo día se anunció la designación de un nuevo gabinete ministerial encabezado por el gobernador de Aragua, Tarek El Aisami, quien sustituye a un Aristóbulo Isturiz que ya ni chista cuando lo descartan como desecho. Para esta fecha resulta obvio que el mal concebido intento de dialogo con el gobierno no paso de ser un ejercicio en la futilidad, pues solo sirvió para apuntalar al gobierno, desacreditar la dirigencia opositora ante la opinión pública y poner en evidencia las traiciones, tan propias de la mercenaria casta política venezolana. La situación social que viven los venezolanos, debido a la hiperinflación que ya hizo su formal aparición en el País, la inseguridad y la falta de alimentos y medicamentos, es ciertamente explosiva como se vio durante el pasado mes de diciembre en varias ciudades, especialmente en el estado Bolívar. Pronosticar que en Venezuela se producirá un rompimiento total del orden social, no resulta un desafío; pero predecir cuándo ocurrirá es más cuesta arriba, pues en verdad no existe ni una sola razón objetiva para que la temida anarquía no se hubiese ya producido. En todo caso, el 2017 comienza con la promesa de ser definitorio para el futuro de Venezuela pues en las próximas semanas habrá de definirse el rumbo que asumirá la Republica. El enfrentamiento entre la Asamblea Nacional y el régimen está ya anunciado. Por un lado, se habla de disolución del Poder Legislativo por vía de una sentencia de la Sala Constitucional y por el otro, de la declaratoria de abandono del cargo de quien hoy ostenta el Poder Ejecutivo.  Por el lado del gobierno, existe una clara radicalización evidenciada en los recientes nombramientos ministeriales. Por el lado de la Asamblea, he escuchado declaraciones de sus miembros que apuntan a que se retomará  el tema de la nacionalidad de Maduro (y ahora la del nuevo vicepresidente);  se pretende designar a los nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, como consecuencia de haberse revocado el 14 de julio pasado el irrito nombramiento efectuado por la saliente Asamblea Nacional el 23 de diciembre de 2015, y se efectuara la designación de los 5 rectores del CNE, elegidos ilegalmente por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia. Igualmente premonitoria, resultó la declaración del Arzobispo de Caracas Jorge Urosa Sabino, quien, siguiendo el ejemplo de su antecesor Monseñor Arias Blanco en los años de la dictadura de Pérez Jiménez, instó a sus feligreses “a revelarse contra la dictadura”. Sea como sea, algo si está claro: a Venezuela le llegó la hora cero.

EUROPA

Alemania, Francia y Holanda. – En el 2017 estos tres países que representan el 40% de la economía europea tendrán elecciones. En esos comicios se espera el triunfo de partidos de la derecha europea lo que implicará cambios drásticos en la política migratoria y en la permanencia de esos países en la Unión Europea. Inglaterra activara en marzo de 2017 el artículo 50 del Tratado de Lisboa, previéndose su salida de la UE para el verano de 2019.

Italia. – La tercera economía de Europa está en camino de provocar un daño al Euro y a la existencia misma de la Unión Europea, aún más nocivo que el mismo Brexit. La crisis bancaria que vive Italia está a punto de colapsar el sistema de pagos de ese país, motivado a la ineficiencia de las instituciones crediticias que acumulan cerca de 360.000 millones de Euros en créditos incobrables. De acuerdo con la legislación europea, los estados miembros están prácticamente impedidos de realizar un bail out a sus instituciones financieras, por lo que el gobierno italiano tendrá que incumplir la normativa europea si decide inyectar dineros públicos a los bancos en apuros. En todo caso, Italia representa otro claro peligro para la continuidad de la Unión Europea y su moneda única.

Rusia.  La Rusia de Vladimir Putin es un jugador muy activo en la geopolítica mundial y así lo vimos en relación a Ucrania, los Estados Bálticos y, particularmente, en el conflicto en Siria. Putin, criado y formado en al amparo de sistema de seguridad y espionaje ruso, fue director del Servicio Federal de Seguridad (SFS) – heredera de la KGB soviética – y es un ferviente nacionalista y anti islamista. El presidente es muy popular en la Federación Rusa y se ha convertido en una suerte de icono pop cuya imagen ha sido recogida en las famosas muñecas matryoshkas y en calendarios que exhiben imágenes suyas en diferentes poses machistas tipo Rambo. Putin sabe que ya Rusia no está en capacidad de desafiar a Estados Unidos en una guerra lineal, por eso su estrategia está dirigida a debilitar a occidente con acciones localizadas que buscan recuperar algo de los espacios perdidos a partir de la desintegración de la Unión Soviética en 1991. Por ello, vimos su anexión de la península de Crimea, su intervención disfrazada en Ucrania Oriental, la presión a que ha sometido a los Estados Bálticos y su participación militar el conflicto sirio, donde Moscú tiene reales intereses estratégicos que se centran en su base naval mediterránea en Tartus, Siria. No olvidemos que, como consecuencia de la pasmosa destrucción sufrida por Rusia en su territorio durante la Segunda Guerra Mundial, la doctrina defensiva rusa durante la guerra fría era luchar la siguiente guerra en territorio de sus satélites del este europeo. Este planteamiento estratégico hoy no es posible pues literalmente la federación rusa tiene a su enemigo en casa pues todos los países que bordean Rusia son miembros de la Alianza Atlántica, con excepción de Bielorrusia, la única aliada de Moscú en el eje norte-sur de su frontera occidental.

Turquía. – El país que el Tsar Nicolás II llamó “el hombre enfermo de Europa”, dio mucho que hablar en el 2016. En Turquía se sucedieron atentados terroristas sangrientos, enfrentamientos armados con fuerzas sirias y rusas y un evidente auto golpe fraguado por el poder constituido, por lo que no es difícil prever que ese país estará en el ojo del huracán en el 2017. Turquía, la heredera del Imperio Otomano, entró en la modernidad en el Siglo XX gracias a los esfuerzos de Mustafá Kamal Ataturk, quien creo un estado moderno, pero sobretodo, laico. Hoy, los turcos están enfrentados a sus enemigos históricos, los kurdos y por ello se han aliado con Rusia e Irán para mantener al presidente Bashar Al Assad en el poder en Siria. Esta antinatural alianza nos ilustra lo complejo del juego político en el área que pudiese llevar a un ataque militar por Rusia o Irán a Turquía, lo que podría llevar, de acuerdo al artículo 50 del Tratado del Atlántico Norte, a la participación de la OTAN en defensa de Turquía, miembro de esa Alianza militar desde 1952. Para mayor preocupación, el actual presidente Recep Tayyip Erdogan, un nacionalista turco, anti armenio y kurdo, pero un musulmán practicante, espera conseguir eliminar, mediante un referéndum convocado para este 2107, el actual sistema político parlamentario para convertirlo en presidencialista puro. En todo caso, con la llegada de Trump a la Casa Blanca, quien ha manifestado su incondicional apoyo a Israel y ha dicho que los Estados Unidos no tiene nada que buscar en el medio oriente, debemos estar pendientes de serios conflictos regionales que involucren a Turquía, los que pudiesen desbordarse y afectar al resto de Europa. Como dato preocupante, señalo que, en Alemania, el motor de Europa, existen (de acuerdo al último censo) 2.700.000 turcos, lo que sin dudas representa un “Caballo de Troya” islámico en el corazón de Europa.

El Vaticano. – ¿El Papa? ¿Y cuantas divisiones tiene el Papa? La historia nos dice que así le contestó Stalin a su interlocutor, Pierre Laval, en su reunión en Moscú en 1935, cuando el francés le pidió su ayuda para mejorar su relación con el Vaticano. En verdad el poder del Vaticano no se mide en divisiones sino en miles de años de experiencia y su participación en los eventos mundiales ha sido muy activa, a veces con resultados positivos y otras veces, no tanto, como recientemente sucedió en Venezuela. La Santa Sede jugó un papel principal en el acercamiento EE.UU. – Cuba, gracias al cual los Estados Unidos, en la era pos Fidel, están posicionados para influenciar en el futuro de la Isla con vistas al mejoramiento de las condiciones de vida del pueblo cubano. Pareciera que el Vaticano jugara también un papel importante en la crisis actual del Medio Oriente, especialmente en Siria, ello con la intención de proteger a los cristianos que han hecho vida por milenios en esas tierras. Recordando lo dicho por Monseñor Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede en una conversación en Caracas con la que me privilegió, no debemos olvidar que Siria fue la cuna del más grande de los seguidores de Jesús: El Apóstol San Pablo.

MEDIO ORIENTE

Arabia Saudita e Irán. – Los conflictos que hoy afectan a los países islámicos del medio oriente, comenzaron a partir de la muerte de Mahoma (Muhammad ibn Abdallah) en el año 632 de nuestra era y se originaron fundamentalmente motivados a posiciones encontradas con respecto a la sucesión del Profeta. Llegado el momento de designar al sucesor de Mahoma, la umma (la Comunidad del Islam) se dividió entre aquellos que pretendían que el nuevo liderazgo recayera sobre alguien ligado a Mahoma por lazos de sangre (chiíes) y otros que pretendían que el heredero fuese alguien que tuviera las mismas cualidades y virtudes del Profeta (sunníes). Esa confrontación que llevo a dos guerras civiles o fitnas en los años 656-660 y 680-692, perdura en nuestros días motivado a la continuación del ancestral enfrentamiento entre las dos facciones principales del islamismo y la antinatural partición étnica y territorial que efectuó la Liga de las Naciones en 1920 hicieron las potencias aliadas después de la Primera Guerra Mundial de los territorios que formaban parte del fallido Imperio Otomano. Los países que hoy lideran y avivan ese enfrentamiento son Irán y Arabia Saudita. La República Islámica de Irán, de abrumadora mayoría chiita (la secta minoritaria del islam), es una teocracia persa, no árabe, que confronta a occidente, en especial a los Estados Unidos (El Gran Satán). Recientemente la comunidad internacional logro un acuerdo mediante el cual Irán renunciaba – supuestamente –  a su programa nuclear a cambio de concesiones financieras, especialmente la liberación de sus activos retenidos por gobierno del presidente Obama. No obstante, Irán representa un claro y real peligro para la estabilidad de la zona pues su control del vital Estrecho de Ormuz en el Golfo Pérsico ha llevado a incidentes con la marina de los Estados Unidos. Por su parte, el Reino sunita de Arabia Saudita, guardián de los lugares santos del islam, La Meca y Medina, es una monarquía árabe con estrechos vínculos occidentales dado su carácter de productor principal de petróleo en el medio oriente. Irán y Arabia Saudita han impulsado su enfrentamiento a través de países y organizaciones interpuestas, como se evidencia hoy en Siria, donde el Reino saudita apoya a los guerrilleros sunníes que luchan contra Bashar al Asad (apoyado por Rusia, Irán y Turquía), mientras Irán apoya a los rebeldes Houties (chiitas) en la predominante sunita Yemen. Sin embargo, con la ejecución de un clérigo chiita por Arabia Saudita en enero de 2016, el enfrentamiento asumió un carácter más directo, pues la embajada de Arabia Saudita fue quemada en Teherán como represalia por la ejecución y ambos países rompieron sus relaciones diplomáticas. No debemos presumir que en este conflicto intestino hay buenos y malos, pues lo que se discute es la primacía de una secta religiosa sobre el otra, dentro de un universo religioso que en esencia está enfrentada a la civilización judeo-cristiana occidental desde la época de la segunda Cruzada (1144 – 1148). Tan complicado es el entramado que hoy vemos en el medio oriente, que en el caso de Siria e Irak vemos alianzas de ocasión que no buscan realmente resolver la tragedia de esos países, sino imponerse sobre la secta rival, con vista a asumir el control religioso, político y económico de la umma que fundo el Profeta Mahoma. El hecho que este conflicto de poder eminentemente religioso entre los representantes de las dos sectas principales del islam no los haya aun enfrentado directamente, no significa que en una coyuntura determinada los dos rivales choquen militarmente, lo que arrastraría a otros actores a asumir posiciones en el conflicto dada la importancia vital para occidente de principal activo del área: el petróleo.

Irak. – La llamada “Cuna de la Civilización” es hoy un estado fallido que busca reestructurarse después de las guerras que dieron al traste con Sadam Hussein. En Iraq también se evidencia la lucha interna motivada a las diferencias religiosas (chiitas contra sunitas) y a la inclusión en su territorio de nacionalidades históricamente enfrentadas entre sí, como es el caso de los kurdos que fueron perseguidos por el gobierno de Sadam, quien utilizo armas químicas y biológica contra la población civil kurda. Bagdad lucha hoy por asumir el control de su territorio y enfrenta al terrorismo y a la insurgencia venida de la guerra en Siria, proveniente fundamentalmente del llamado Estado Islámico, el cual, según los servicios de inteligencia occidentales, tuvo su origen en elementos del partido Ba’ath que gobernó a Irak hasta el año 2003.

Siria. – El actual conflicto en Siria se inició a comienzos del 2011 y nos muestra una amalgama de enfrentamientos y alianzas que ponen en evidencia que lo que menos importa en definitiva a los participantes, es el pueblo sirio. Los iraníes, rusos y turcos apoyan a Bashar al Assad con tropas y medios de combate, luchando contra los rebeldes que son apoyados por los Estados Unidos y Arabia Saudita, Francia e Inglaterra. También hay presencia del Estado Islámico que controla una parte importante del territorio sirio. Como antes señalé, cada quien tiene sus intereses en esta guerra que en definitiva llevara a la desintegración de Siria como la conocemos hoy. Los rusos apoyan a al Asad, por ser su protegido desde la época de la Unión Soviética y por mantener su base naval mediterránea en Tartus; los iraníes apoyan a Bagdad por enfrentar a Arabia Saudita que apoya a los guerrilleros de mayoría sunita y Turquía interviene para frenar a sus enemigos los kurdos. Como vemos, este conflicto, donde se han usado armas químicas y que ha costado la vida a más de 450.000 personas y ocasionado el desplazamiento de 7.5 millones de hombres, mujeres y niños, constituye el enfrentamiento más cruento que actualmente se desarrolla en el mundo con la destrucción de ciudades enteras, como fue el caso de la milenaria Alepo, y las atrocidades cometidas por los guerrilleros del llamado Estado Islámico (ISIS). En todo caso, este conflicto parece aumentar en intensidad con los resientes atentados con carros bombas en Bagdad y Damasco, los que han costado decenas de vidas civiles. Por otro lado, la guerra está resultando costosa para los que en ella intervienen, como es el caso de Rusia que ordenó el retiro de aguas sirias de su portaviones Almirante Kuznetsov. En todo caso, debemos estar pendientes del enfrentamiento entre Irán y Arabia Saudita que bien puede desbordar a Siria y terminar en una guerra lineal entre los dos países.      

India y Paquistán. – Es previsible que entre estos enemigos históricos continúen los incidentes fronterizos en Cachemira e incursiones terrorista en la India promovidas por el servicio de inteligencia paquistano (ISI), Sin embargo, pienso que la animosidad no se desbordará hacia otra guerra lineal como sucedió en 1947, 1965 y 1971, pues ambos países hoy disponen de un arsenal nuclear y misiles con capacidad para destruirse mutuamente. Por ello los conflictos que se sucedan en la región por las diferencias religiosas entre musulmanes e hindúes seguirán siendo de baja intensidad motivado a la aplicación de la misma doctrina militar que mantuvo la paz nuclear entre la ex Unión Soviética y los Estados Unidos durante la Guerra Fría: la Destrucción Mutua Asegurada o MAD en sus siglas en ingles.

 LEJANO ORIENTE

China. – El gigante asiático es sin dudas una fuerza a tomar en cuenta en la geopolítica mundial. China dejó de ser una potencia localizada para expandir su influencia a nivel global, apoyada, no en su poderío militar, sino en su fuerza económica. En lo militar, China ha proyectado su armada fuera de las aguas marrones costeras para incursionar en las aguas azules, para lo que cuenta con un portaviones, el Liaoning, y dos más en construcción. En la actualidad, Beijín está construyendo y militarizando islotes artificiales en Mar Meridional de China, en los archipiélagos de las Islas Paracelso y Spratly, activando disputas limítrofes con Indonesia, Malacia, Brunei, Filipinas y Vietnam. El trasfondo de esta política expansionista costa afuera tiene como fin reeditar en el mar la antigua “Ruta de la Seda”, aquella que transitara el veneciano Marco Polo en el Siglo XIII, para poder disponer de una ruta marítima comercial segura – el comercio chino alcanzo en el 2015 la cifra combinada de 4.3 trillones de dólares – a través del Mar de China, el Estrecho de Malaca, el Océano Indico, África, el Oriente Medio y, de allí, a Europa. En todo caso, pareciera que la intención de China se centra en garantizar sus mercados, por lo que no es probable que busque enfrentamiento alguno con occidente, especialmente con la armada de los Estados Unidos. No obstante, a China le convendría tranquilizar las aguas en la península de Corea, no sea que su protegido en Pyongyang la involucre en un conflicto bélico que no es de su interés. Por último, debemos estar pendientes de cuál será la posición de Donald Trump con respecto a Taiwán que es considerada por Beijín como una de sus provincias. Cualquier cambio del actual estatus quo con respecto a Taiwán que involucre principalmente a los Estados Unidos, puede convertirse en un enfrentamiento peligroso que a nadie conviene.

Corea del Norte. – Si quisiéramos imaginar un país absolutamente bizarro, oscurantista, salido de uno de esos reinos imaginarios del mal que batallamos en violentos juegos de video, Corea del Norte sería el candidato indiscutible. Hablamos de un país donde sus habitantes mueren de hambre; donde a sus dirigentes (abuelo, hijo y nieto) se le atribuyen poderes sobre la naturaleza, y en el cual los hombre y mujeres deben escoger entre 12 cortes de pelo aprobados previamente por una comisión oficial de apariencia ciudadana. En verdad esta heredad de la familia Kim no merecería ni siquiera ser tomada en serio, si no fuese porque posee no solo capacidad nuclear y los medios misilísticos para su uso, sino que la dirige un “Líder Supremo” quien recientemente ejecutó con un cañón antiaéreo a su ministro de defensa por quedarse dormido durante uno de sus discursos. No debemos olvidar que el estado de guerra aún está vigente entre las dos Coreas y el joven Kim Jong-un, en uno de sus usuales arrebatos y rabietas, pudiese aprovechar la inestabilidad política reinante en Seúl para lanzar un ataque militar que sin dudas involucraría y enfrentaría militarmente a China, Japón y los a Estados Unidos.   

Filipinas. – Con la firma del Tratado de Paris de 1899, España le cedió a los Estados Unidos Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas. Ya desde el mismo comienzo del siglo XX, los norteamericanos comenzaron a tener problemas con los insurrectos filipinos, liderados por Emilio Aguinaldo. Como un dato anecdótico refiero que las tropas estadounidenses confrontaron serios problemas cuando eran atacadas por los guerrilleros moros (musulmanes) quienes cargaban contra los soldados machete en mano, sin que sus pistolas de reglamento (semiautomáticas calibre 38), pudiesen detener la carga insurrecta. Esto ocasionó que el Ejército americano procurara un arma de mayor poder de parada, lo que llevó al desarrollo de la afamada pistola automática Colt 45, modelo ACP 1911, que se mantuvo como arma de reglamento de las fuerzas armada gringas desde 1911 hasta 1985. Los norteamericanos mantuvieron a las Filipinas como colonia y solo fue a raíz de la invasión japonesa en diciembre de 1941, que Washington prometió la independencia al archipiélago con la finalidad de lograr su apoyo en la lucha contra los japoneses. Los norteamericanos cumplieron su compromiso y el 4 de julio de 1946, Filipinas obtuvo su independencia plena. Desde entonces, Manila fue fiel aliada de los Estados Unidos, la que mantuvo importantes bases aéreas y navales en su territorio para proteger la zona del sudeste asiático de potenciales incursiones comunistas. Esa alianza estratégica, materializada en la SEATO (versión de la NATO en el sudeste asiático), se mantuvo hasta hoy motivado a la llegada al poder de Rodrigo Duterte quien se ha dedicado a atacar a los Estados Unidos buscando aliarse con los chinos y con los rusos. Duterte, quien visitará Moscú en abril de este año, señaló en una reciente visita a unas naves de guerra rusas en Manila que los rusos eran bienvenidos en las Filipinas, inclusive como aliados y protectores. No es aventurado especular que ya la CIA debe estar tomando cartas en el asunto, haciendo contacto con elementos de las fuerzas armadas filipinas, quienes han sido históricamente los árbitros de la política de ese País.

Japón. – El General Douglas MacArthur impuso al vencido Japón una constitución en la que no solo se le quitaba al Emperador el carácter “divino” que se atribuía, sino que prohibió a la las Fuerza de Defensa japonesa a incursionar fuera de su territorio. Japón es hoy por hoy una nación de primer mundo con una economía sólida y en expansión. El primer ministro Shinzo Abe ha mantenido estrechas relaciones con los Estados Unidos, sobre todo en el área de seguridad y defensa. En la actualidad Japón tiene buenas relaciones con sus vecinos – excluyendo por supuesto a Corea del Norte – pero mantiene un diferendo limítrofe sobre las Islas Senkaku, disputadas con China y Taiwán. Aunque no hay “amor perdido” con China y Corea motivado a las atrocidades cometidas por el ejército japonés en la Segunda Guerra Mundial contra los ciudadanos de esos países, no es previsible un enfrentamiento en el futuro cercano que involucre a Japón. No obstante, no es descartable que se produzcan provocaciones por parte del Chucky de Corea del Norte que alteren la estabilidad de la zona.

Como podemos apreciar, el año 2017 promete ser muy dinámico y cargado de incertidumbre y desde su mismo comienzo se está dibujando un cuadro geopolítico que realmente resulta preocupante y nada alentador.

Caracas, enero 5, 2017.