GUAIDO Y LA FAN

No hay dudas de que Juan Guaido ha sido un timonel de primera, en el remar ese barco hundido que es Venezuela, en sus esfuerzos por salir a flote. Es hoy el capitán corajudo, tanto en los mares nacionales como internacionales. Ha salido airoso en un país disociado. Juan no te dejes convencer. Necesitas la concurrencia de los soldados de la Patria, por lo que si has de meterte en los cuarteles, no lo dudes.
Luis Beltrán Guerra

GUAIDO Y LA FAN

Por Luis Beltran Guerra G.

No hay dudas de que Juan Guaido ha sido un timonel de primera, en el remar ese barco hundido que es Venezuela, en sus esfuerzos por salir a flote. Es hoy el capitán corajudo, tanto en los mares nacionales como internacionales. Ha salido airoso en un país disociado y se ha acercado a alternativas idóneas para abandonar del oprobio de Fenris, el lobo monstruoso de la mitología nórdica, cachorro al comienzo, hoy imposible de detener y mucho menos acabar con él. Eso comenta Arianna Pitágoras, antropóloga, en encuentro en Siquisique para analizar la crisis nacional.

Evaristo Rodríguez, asambleísta por Falcón a la Constituyente de Hugo Chávez en el 99, blande la Constitución bolivariana, defendiéndola como la más avanzada del mundo, principalmente, por las garantías que otorga en lo atinente a derechos humanos y libertades civiles y políticas. Se aprobó por un referéndum popular. Produjo un cambio de paradigma al pasar de un sistema de gobierno representativo a uno participativo. Por lo que marca un antes y un después (Combellas). Es, por ende, revolucionaria. Un ardid termina expresando.

Pero has de agregar, replica su esposa Berta de Rodríguez, que desde hace días, no es otra cosa que un panfleto. La disidencia derrotada electoralmente, aprovecha una protesta cercana a Caracas y que todavía indagamos por qué se extendió a toda el área metropolitana, expresando un odio visceral con respecto a quienes gobernaban, bandera que hizo suya “Hugo the Clever”, candidato presidencial y después Presidente, para tipificarla, como vociferó, la causa del alzamiento militar que dirigió y que vendiera, ante un dirigencia política atónita, “un clamor de los desposeídos”. Se trató de una maniobra golpista y nada más, afirma la antropóloga Betulia Riera, barquisimetana y fundadora del blog politipost.org., con el lema “El complejo arte de la política”.

Pide la palabra la profesora de sociología política en la Universidad de Palermo, Manuela Pirra, bella caraqueña de 35 años, pero viuda del sardo Luigi Pirra, quien amasara una considerable fortuna en el occidente del país.  Cómo es común se la asocia con el botín que el gobierno, desde Chávez, tirara a la calle, le sopla Ezequiel Martínez a su mujer griega Arianna. Dice la académica que en sus clases enseña que en un Estado plenamente democrático, la disidencia política debe ser también democrática (Fernando Ledesma). En cuál cauce nos habremos ubicado, se pregunta, para destruir una democracia con dificultades, sustituyéndola por ese animal de 4 cabezas que alimentado por el demonio insufla a un régimen oprobioso.

No sé qué pasó afirma, Teófilo Arana, también asambleísta, pero por Carabobo, pues en el 99 nos inspiramos en las presuntas  nobles intenciones de Chávez, ante   el agotamiento del sistema político y su creciente incapacidad de dar respuestas satisfactorias a las expectativas y demandas de la sociedad. Entre los argumentos, la corrupción, la excesiva presencia de los partidos, con férreo control cupular, obstáculo para el sano desarrollo de una sociedad civil con legítimas pretensiones de autonomía, incapacidad de erigir un Poder Judicial autónomo e independiente que garantizara la efectividad del Estado de derecho y   la iniquidad de un sistema que reproducía la pobreza y la marginalidad, tanto que algunos lo llegaron a denominar como neomalthusiana (Combellas). Por ese camino, adiciona Pirra, produjimos un pacto social preñado de intenciones, buenos deseos y otras deseables expectativas, sin tomar en cuenta que los textos fundamentales han de adecuarse a la realidad político social de los pueblos. Cuando no lo hacemos, se producen aquellos que habría que calificar, salvo mejor denominación, como “las constituciones embusteras”.

Ante la destrucción, menos mal que gracias a Dios ha aparecido Juan Guaido, quien como ingeniero pareciera saber que las constituciones para ser serias no hay, ni siquiera, que escriturarlas, agregan al unísono los 2 asambleístas electos al dedo por “the clever”, con cara de arrepentimiento.

Evaristo se acerca a su mujer diciéndole que la ascendencia de Juan Guaido es de Siquisique y por tanto larense. Pero ha de enseriarse al escuchar que Arianna Pitágoras lee una comunicación al Presidente interino corroborando que por cuando ha logrado la “resistencia civil”, está compelido a alcanzar el apoyo de las Fuerzas Armadas, el cual el mismo ha calificado como “el quiebre”. La profesora Pirra adelanta que ha sido la redactora de la misiva y que en la parte final se advierte al destinatario que en la eficiente labor que adelanta no haga caso a Gene Sharp, “el Maquiavelo de la no violencia y “Clausewitz de la revolución desarmada”. Autor de libro, De la Dictadura a la Democracia. Puesto que la alternativa del pacifismo se ha usado, hasta la saciedad, sin éxito. Berta de Rodríguez, poniéndose de pie grita:

Juan no te dejes convencer. Necesitas la concurrencia de los soldados de la Patria, por lo que si has de meterte en los cuarteles, no lo dudes. Te adjuntamos, debidamente, fundamentado en los principios constitucionales universales, el requerimiento formal a las Fuerzas Armadas, a fin de que de una vez por todas demanden la honestidad de la República. Plantealo a la AN, requiriendo su anuencia.

Y “sotto voce” te recordamos: “Do not forget 1945, neither 1958”.

Alejandro Martínez, cercano al Presidente, se ofrece como correo especial.

“Las opiniones aqui publicadas son responsabilidad absoluta de su autor”

Luis Beltrán Guerra es un abogado, profesor, político y escritor venezolano. Reconocido jurista a quien le correspondió ocupar cargos de Estado, como Procurador General de la República y Ministro de Justicia de Venezuela, Actualmente, el Dr. Luis Beltrán Guerra, se ha dedicado a la escritura siendo autor de varios ensayos y libros.

@LuisBGuerra

Politipost.org