El aborto y la Corte Suprema de Estados Unidos

Ricardo Israel

Un hecho sin precedentes tuvo lugar en Estados Unidos. Se trata de la filtración del borrador de un fallo del juez Samuel Alito, uno de los 9 magistrados de la Corte Suprema, nombrado al igual que sus colegas hasta que muera o decida renunciar. Es una verdadera bomba política y noticiosa, que en una ciudad llena de filtraciones nunca había tenido lugar en la Corte Suprema, y con la posibilidad de influir en las elecciones legislativas de noviembre y en la propia conducta del Congreso.

La Corte Suprema (en adelante, la CS) de USA no es una institución exactamente igual a las que llevan el mismo nombre en otras partes del mundo. Es más, con más poder y menos control que otros lugares, y en ese sentido es casi única. Al menos en USA, ninguna otra institución o persona tiene ese poder, ni siquiera el presidente. Es la palabra definitiva en todo, equivale a una ley o quizás más que ella, toda vez que, por el sistema de precedentes, sus decisiones debes ser obedecidas por todos a todo nivel.

Curiosamente esa atribución no figura en la constitución, sino que fue una decisión de la propia CS a inicios del sXIX, al decidir en un fallo, ser la autoridad definitiva en el país, que ha sido cumplido a partir de entonces a rajatabla. Es también el motivo por el cual USA no firma tratados internacionales (incluyendo en temas de infancia) que limiten de alguna forma las atribuciones de esa Corte.

Al irse de vacaciones en el mes de junio, hace públicas sus sentencias de mayor notoriedad para que el impacto se de en su ausencia. Ni siquiera tiene la obligación de ver todo lo que se le presenta, ya que decide escuchar pocos casos y casi siempre los que tienen un componente constitucional. De sus integrantes se dice que tienen el deber de la ingratitud con quienes los nombraron.

El caso en cuestión fue una ley del Estado de Mississippi que prohibía el aborto después de las 15 semanas de gestación, Cuando acepto excepcionalmente escuchar argumentos en favor y en contra, se abrió la posibilidad de volver a revisar el fallo de 1973 conocido como Roe contra Wade, que definió desde entonces el tema del aborto. El poder e influencia de la CS proviene también que muchos temas profundamente controvertidos encuentran solución en la justicia antes que, en el Congreso, como ocurrió también con la integración racial.

Lo que hizo ese fallo fue declarar que el derecho a la intimidad cubría el derecho de toda mujer a interrumpir su embarazo y que ninguna disposición legal podía prohibirlo, dejando a cada estado su regulación. Este fallo ha tenido retoques menores en la propia CS, pero nada ha alterado lo allí dispuesto. Quizás hasta ahora, de confirmarse el fallo, toda vez que es habitual que como la Corte ve pocos casos se busque dentro de lo posible, el mayor consenso. Es así como circulan entre los jueces numerosos borradores que sufren modificaciones hasta el final, ya que toda palabra cuenta para las interpretaciones posteriores.

Ese borrador correspondería a uno de los que ha circulado el juez Alito y si representara a la mayoría definitiva, podría traer consigo modificaciones a lo que contuvo el fallo original de Roe contra Wade que no solo resolvió entre las partes, sino que, para todo el país, como es habitual en la institución.

Revisando el borrador publicado en Político resalta la opinión de Alito que la constitución no menciona específicamente el derecho al aborto. Sin embargo, ello también ocurre con muchos otros temas, incluyendo el derecho a sufragio que tampoco es mencionado, lo que en si no sorprende ya que su admirable duración es también fruto de su brevedad, toda vez que cuenta solo con un preámbulo de 56 palabras (que se inicia con algo hasta entonces no reconocido , la frase “Nosotros el pueblo”), 7 artículos y 26 enmiendas en mas de dos siglos, además de un muy largo proceso para modificarla.

Agrega Alito que la Constitución no prohíbe que los estados regulen o prohíban el aborto y el gran cambio seria que desde Roe la legalización se entendía como que los Estados no podían prohibir. Como ha dicho la propia Casa Blanca no hay evidencia que esta sea la opinión definitiva, pero en todo caso, aunque desaparezca esa parte del fallo histórico, nada indica que el aborto sea nuevamente ilegal en todo el país.

La base del sistema norteamericano, sin lo cual no se entiende ni su política, sociedad o historia, es que todo lo que no está expresamente referido al gobierno federal por la constitución o la ley es de resorte de cada Estado. Por lo anterior, en caso de ser mayoritaria la opinión de Alito, lo más probable es que al igual que en otras materias, la situación va a variar de Estado a Estado, con estados que lo permiten y estados que no lo hacen pasadas algunas semanas, ya que se mantendría que no puede haber prohibición total para el aborto.

Al tener que ver con la vida y la muerte, al igual que en otros países, hay pasión y no solo diferencia de opinión, hasta bombas y ataques a balazos contra clínicas, Roe contra Wade tampoco había puesto punto final al tema, en cambio hasta lo amplifico, ya que desde entonces se transformó en un futbol político, decidiendo ganadores y perdedores en elecciones, sobre todo locales y estaduales.

El impacto ha sido tremendo. La propia cultura interna de la CS ha sido profundamente afectada ya que no había ocurrido antes y seguramente toda una forma centenaria de conversar y negociar fallos, se va a modificar. Y de ser descubierto el filtrador por el FBI, con toda probabilidad va a ser procesado y le espera la cancelación profesional en caso de ser abogado, como quizás también le aguarda una fortuna por el libro y la película.

No hay duda de que el objetivo es político e influir en las próximas elecciones. Otra evidencia de la polarización que vive USA y que ya estuvo presente en todas las audiencias de confirmación de los últimos integrantes. Resurgen los llamados al packing de la CS, es decir, el aumento de integrantes, toda vez que después de Trump y sus nombramientos, hay una mayoría que los medios identifican como conservadores, ya que en este país liberales y conservadores son usados como equivalentes a lo que en otros lugares se llama izquierda y derecha.

Ello supondría también aprovechar la mínima mayoría que tienen hoy los demócratas y que no han podido aprovechar por sus diferencias internas, para imponer una legislación que proteja el aborto.

De lo que no hay duda es que surge un tema que se agregaría a la guerra de Ucrania con la potencialidad para influir en elecciones de medio termino que parecían ganadas, y hasta cómodamente decían las encuestas, por los republicanos. Ahora los demócratas sienten que este tema puede ser el que les permita repuntar.

«Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad absoluta de su autor».