Obispos católicos: Economía boliviana se nutre del narcotráfico

En una Carta Pastoral, la Conferencia Episcopal Boliviana denuncia que el narcotráfico ha corrompido a las altas esferas del Estado.

La Conferencia Episcopal de Bolivia acaba de denunciar la penetración de las mafias del tráfico de cocaína en altas “estructuras estatales” de Bolivia, señalando además que “la corrupción ha minado la credibilidad de autoridades de diversa jerarquía encargadas de la lucha contra el narcotráfico”.

Los obispos también advierten en su Carta Pastoral que “la economía de nuestro país se nutre, en parte, de recursos provenientes del narcotráfico, lo que la distorsiona. (…) Esto falsea las condiciones económicas del mercado productivo. Una verdadera lucha contra este mal debe atacarlo también en sus movimientos financieros”.

Las conclusiones de los obispos coinciden con las advertencias realizadas en reiteradas ocasiones por prestigiosos analistas internacionales, quienes alertan sobre la construcción de un “narco-Estado” en la Bolivia del régimen populista de Evo Morales.

Esto no es casual, si tenemos en cuenta que el presidente es también el máximo líder de los cárteles sindicales del Chapare, región donde el 95% de la producción de hoja de coca es desviada fuera de los mercados legales, es decir, hacia el narcotráfico.

Hasta el momento, la reacción del régimen ha sido la negación de lo denunciado y la descalificación de los jerarcas eclesiásticos, esta vez por boca del ministro de gobierno Carlos Romero, quien parece haber asumido el rol de nuevo cancerbero gubernamental, probablemente con intenciones de suceder al menguante Juan Ramón Quintana como “hombre fuerte” del gabinete.

Via eju.tv