Comisión de Impeachment del Senado recomienda separar a Dilma de la Presidencia

La comisión del Senado brasileño que estudió las denuncias en contra de Dilma Rousseff por ocultar déficits presupuestarios durante su administración ha recomendado proceder con el impeachment, y con ello separar a la mandataria de su cargo por 180 días.

dilma-rousseff-impeachment-may6

La Comisión de Impeachment del Senado aprobó hoy por 15 votos a favor y 5 en contrala apertura de un proceso contra la presidenta Dilma Rousseff, quien la semana próxima puede tener que licenciarse del cargo.

“Declaro cerrada la votación, fue aprobado el relatorio a favor de la admisión de la denuncia que ahora será enviada al Plenario del Senado” dijo a las 13.16 horas de Brasilia el senador Raimundo Lira, titular de la Comisión Especial.

El dictamen pasa ahora al pleno de los 81 senadores, que por mayoría simple definirá si la causa es archivada o si se instaura el juicio político, que en principio separaría a Rousseff del poder por 180 días.

El voto de la comisión no es vinculante, pero se descuenta que el Senado votará a favor del juicio la semana que viene.

La oposición acusa a Rousseff de haber cometido un “crimen de responsabilidad” al utilizar préstamos de bancos estatales para ocultar déficit presupuestarios en 2014 y 2015; algo que otros gobierno ya han hecho en Brasil.

En abril, la cámara de Diputados aprobó por una aplastante mayoría la continuidad del juicio político contra Rousseff.

Rousseff insiste en que es víctima de un “golpe parlamentario” y asegura que resistirá hasta el final.

Si es suspendida de su cargo, el vicepresidente Michel Temer, un exaliado del gobierno que se ha convertido en su principal enemigo, asumirá la presidencia de forma interina.

“Vivimos un impeachment golpista. Está en juego una elección indirecta travestida de impeachment (…) Los que están usurpando el poder, el señor vicepresidente de la República, son cómplices de un proceso extremadamente grave”, dijo la primera presidenta mujer de Brasil, una exguerrillera de 68 años que fue torturada durante la dictadura militar (1964-1985).

“Soy la presidenta electa, no cometí ningún crimen y si renuncio entierro viva la prueba de un golpe, sin base legal, que tiene como interés enterrar las conquistas de los últimos 13 años. Resistiré hasta el último día”, prometió Rousseff al entregar 25.000 hogares para brasileños de bajos ingresos.

A menos de tres meses de los Juegos Olímpicos que comienzan el 5 de agosto en Rio de Janeiro, Brasil es sacudido por la batalla por el impeachment, una recesión económica que se anticipa como la peor en un siglo y una enorme investigación por corrupción en la estatal Petrobras, que tiene a decenas de políticos y grandes empresarios en la mira.

Fuente Diario Clarín de Argentina