Maniqueísmo en la política norteamericana.

Una tesis atribuye nuestra falta de civilidad política a la manipulación partidista, donde el resultado es que los políticos eligen a sus votantes en lugar de que los votantes elijan a sus representantes. La manipulación de los datos demográficos en el mapa político, contribuye a una situación electoral en la que los miembros del otro partido político son vistos como enemigos innecesarios para aprobar legislaciones bipartidistas.