POR MI GRANDÍSIMA CULPA

Qué problema con despojar a los españoles para ser arreados por mediocres y saqueadores. Equivocados fracasamos.  Es explicable miramos los unos a los otros, desencantados. Para el Diccionario Hispánico de Dudas, “por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa”. Comprendemos bien que a causa de tanta represión existe allá un clima de apatía y hasta de miedo colectivo. Pero en la medida en que se aprecie un aflojamiento de las tensas condiciones ahora existentes, veremos como de nuevo aflora en la gente el espíritu combativo. El venezolano es demócrata, quiere la libertad, por ella ha peleado y se ha sacrificado a lo largo de nuestra historia,

       

China, el otro comunismo

No parece tener sentido una discusión sobre los avances de la República Popular China en el ámbito económico, como absurdo sería debatir sobre la desigualdad social existente y la férrea autoridad que el gobierno posee sobre la población, consecuencia natural del control absoluto que el Partido Comunista ejerce sobre el país, aunque se aprecia que algunos admiradores de ese sistema, tal y como ocurrió con la extinta Unión Soviética, se esfuerzan por evadir esa realidad. China, con marxismo o sin él, es una nación muy importante tal y como señaló Napoleón Bonaparte hace más de 200 años: “China es un gigante dormido. Déjenla dormir, porque cuando despierte, sacudirá el mundo”.