Piden renuncia de Dr. Tedros al frente de la OMS por el manejo de la pandemia

El Dr. Tedros, como se le conoce en los medios, enfrenta hoy una avalancha de críticas por su manejo de la pandemia del coronavirus COVID-19. Los pedidos de renuncia ya aparecen en la página digital change.org con casi un millón de firmas. Desde diciembre cuando comenzó el conteo de casos y el doctor Wenliang lanzó la alarma, la OMS se limitó a repetir los informes provenientes de China sin cuestionarlos. El twitter publicado por la OMS del 14 de enero, donde se afirmaba que no había temores de contagio persona a persona por el virus, de acuerdo con estudios preliminares realizados por las autoridades chinas, es uno de los ejemplos de la manera en que han llevado la crisis de salud mundial. En los reportes de la organización para el 23, 24 y 25 de enero se consideraba que la posibilidad de riesgo global era moderada. El 30 de enero, ya era emergencia global (PHEIC). La enfermedad se había esparcido por 18 países, infectando a más de 7 mil personas y 170 muertos en China. Y todavía a inicios de febrero no quería que se impusieran limitaciones de viajes con China y tampoco que se cerraran las fronteras con el gigante asiático. Su doctorado es en Filosofía, especializado en sanidad comunitaria, siendo así el primer jefe de la OMS que no ha cursado estudios de Medicina. Su candidatura para la OMS tuvo el apoyo ferviente de China, el respaldo unánime de la Unión Africana (UA) y el de la administración de Barack Obama. En medio del fragor por la elección para dirigir la OMS en el 2017, el diario The New York Times informó que el candidato etíope había sido acusado de encubrir tres epidemias de cólera en su país natal en el 2006, 2009 y 2011. Ya al frente de la organización, en octubre del 2017, tuvo Tedros la ocurrencia de designar al dictador de Zimbabue, Robert Mugabe, como embajador de buena voluntad de la OMS, alabando el sistema de salud de esa nación africana. Durante su período como canciller de Etiopía visitó Cuba en varias ocasiones, siempre alabando las relaciones entre los dos países. En entrevista con los medios oficiales de Cuba, dijo que entre sus planes estaba “reconstruir la confianza en la OMS”. Su mandato como Director General de esa entidad de la ONU comenzó el 1 de julio del 2017, por espacio de 5 años. A punto de cumplirse ya tres en el cargo, la desconfianza en la OMS ha aumentado y los pedidos para que abandone el puesto también

Encubrimientos y mentiras. El coronavirus chino y la OMS

Con la terrible pandemia del coronavirus chino que nos acechará, lamentablemente aún por un largo tiempo, se ha puesto de manifiesto la ineptitud, politización y manipulación de importante información por parte de la Organización Mundial de la Salud, la OMS y de su   director general, el etíope Tedros Adhanom. Este alto funcionario  ha tomado partido unilateralmente a favor de los intereses del imperialismo totalitario chino. Es realmente un escándalo, y la gran prensa internacional no le ha dado el suficiente cubrimiento. Su administración fue muy criticada por el  despilfarro  del presupuesto a su cargo. En el 2013 ocultó el brote aviar en China, y   en el año 2016 defendió y justificó los crímenes de sustracción sistemática de órganos a gran escala de prisioneros políticos chinos, hecho condenado internacionalmente. El Dr. Tedros, bien financiado y promocionado por la China comunista para obtener la candidatura, pudo realizar  viajes de promoción a unos 120 países, para lograr su cometido. Nada importó que  importantes científicos y expertos en salud globales  lo denunciaran de haber ocultado tres epidemias de cólera entre el 2008 y el 2011 durante su mandato como Ministro de Salud Pública en Etiopía. Una vez en sus funciones Tedros  se dedicó  sistemáticamente a ocultar información importantísima sobre el origen y la evolución de la pandemia, para proteger la imagen china, un crimen que ya ha costado la vida de millones de chinos y miles y miles más en todo el mundo. Nos queda una pregunta crucial: ¿Cuáles podrían ser las consecuencias que  debería enfrentar  la dictadura china por haber ocultado criminalmente la epidemia del corona virus? ¿Tendría que pagar  indemnizaciones, gastos de reparación a las víctimas, por el caos humanitario y económico que se asemeja mucho a una tercera guerra mundial?. Quizás la tragedia que estamos sufriendo sirva para realizar mundialmente un ajuste tanto en el plano de la salud pública, como en el plano económico y moral de nuestro planeta. ¡Ojalá!