Estados Unidos aplica la Convención de Palermo: el castrochavismo es crimen organizado y no política

El “mecanismo para combatir mas eficazmente la delincuencia organizada trasnacional” abrió competencia ante el sistema de Justicia de los Estados Unidos oficializando el concepto de que el “castrochavismo” es crimen organizado y no es política. Del imperio de la ley. De eso se tratan las acusaciones criminales en Cortes de Distrito de los Estados Unidos. La “conspiración narco-terrorista”, producción y tráfico de cocaína fue asumida por este grupo criminal que controla el poder político de facto bajo el alias de “socialismo del siglo XXI” hoy “castrochavismo”. En columnas, libros y conferencias he afirmado e insisto ahora, que los delincuentes que detentan y detentaron el poder en los países con dictaduras del castrochavismo no tienen ningún tipo de inmunidad o privilegio, ni están protegidos por concepto alguno de soberanía, no intervención ni territorialidad, porque se trata de un “grupo delictivo organizado” (Art. 2 de la Convención de Palermo) que comete “delitos graves de carácter trasnacional” (Art. 2 inc 2). Este no es un tema político ni de relaciones internacionales. Es un asunto de justicia, de crimen transnacional.

DURA LEX SED LEX

Pudiéramos preguntarnos si la fe, entendida como la certeza de lo que se anhela, y la esperanza, o sea, la confianza en que ocurrirá aquello que deseamos, van unidas, en ese mundo complejo que es el alma. Pero, asimismo, cuál de ellas iría primero. Ese es el tema de una conversación entre dos venezolanos exiliados, dado el cataclismo generado durante las últimas casi dos docenas de largos años. “Dura lex, sed lex” “la fe y la esperanza se han unido, para salir de la penuria a la que nos tienen sometidos”. “Dios no olvida”. Esa pareciera la situación de una Venezuela destruida. Para castigar a los causantes y restablecerse como república ha de acudir a “Dura Lex, Sed Lex” y aplicarla en todo su rigor. Las probables injusticias, de haberlas, serían nimias, al comparárseles con los crímenes.