Presidente Guaidó debe identificar y denunciar a Cuba como estado agresor e interventor de Venezuela

Venezuela tiene un Presidente Encargado reconocido por cerca de 60 países y un dictador jefe del régimen usurpador. La legitimidad y legalidad corresponden al Presidente Juan Guaidó. Guaidó como Jefe de Estado y Jefe de las Relaciones Internacionales deje clara y sin lugar a dudas la condición del régimen cubano en su país, identifique y denuncie a Cuba como estado agresor e interventor de Venezuela. Denuncias, estudios, informes, noticias y documentos, prueban la agresión e intervención de Cuba en Venezuela. El pueblo venezolano no se ha podido liberar hasta ahora de la dictadura usurpadora castrochavista, pese a años de lucha, protestas, sacrificios y actos heroicos, precisamente porque la agresión y ocupación cubana lo impide. La intervención de Cuba en Venezuela se ha convertido en ocupación, abriendo la intervención de Rusia y China como parte de la estrategia de desestabilización con su doctrina antiimperialista. El control de las fuerzas armadas de Venezuela por diferentes medios de intervención cubanos está probado. En el ámbito económico, Cuba por medio de la intervención, ha convertido a Venezuela en su principal fuente de suministro y soporte, manipulando corrupción, entreguismo y traición a la Patria, La intervención de Cuba en Venezuela por medio de la asociación criminal formada entre la dictadura de Cuba y los operadores venezolanos que hoy se denomina “castrochavismo”, ha hecho del territorio venezolano la base principal para la agresión a la seguridad, estabilidad y soberanía de otros países como Estados Unidos, Colombia, Brasil, Ecuador, Chile, Bolivia y toda la región. Todo esto y más es de conocimiento del Presidente Juan Guaidó que no puede continuar por más tiempo sin ejercer sus obligaciones frente a hechos públicos y notorios que le mandan identificar y denunciar a Cuba como agresor e interventor de Venezuela. Es lo básico, se trata de identificar al enemigo.

El plan de Medio Oriente de Donald Trump es un avance importante pero todavía existen algunos riesgos

Siete meses después de proponer el plan económico para la solución del conflicto palestino/israelí, la Administración Trump presentó un plan político. La idea sería crear un estado palestino en toda la franja de Gaza y el 70% de Cisjordania. Habrá conexiones entre diferentes partes del estado palestino a través de carreteras, puentes y túneles (incluida una conexión entre Cisjordania y Gaza). Los lugares sagrados permanecerían bajo el control de Israel, pero los musulmanes tendrán libre acceso a la mezquita de Al Aksa. Israel podrá mantener sus asentamientos sin desmantelarlos, pero no podrá expandirlos territorialmente en los próximos cuatro años, que sería el período en que palestinos e israelíes negociarían el status final. El plan Trump es un gran avance con las negociaciones pasadas. Lo que también es muy único en este plan es que, si los palestinos no participan en negociaciones, Israel podría proceder a anexar unilateralmente los asentamientos y a la vez procedería a abolir el gobierno militar en la Cisjordania. El Plan Trump ha roto el ciclo de propuestas americanas que insistieron en continuar la negociación bilateral de los últimos 27 años. Esta vez, con el apoyo de los estados árabes, la esperanza es que los palestinos sean persuadidos para negociar y poner fin a un conflicto que ha desgastado a los israelíes, los estadounidenses, a los árabes y a los palestinos mismos.