Bolivia no puede tener democracia con las leyes y jueces de la dictadura

La Presidenta Interina Jeanine Añez ha dado la prueba definitiva de que “en Bolivia cayó el dictador pero no la dictadura” con su decisión de ser candidata a la presidencia de Bolivia en las próximas elecciones. El crimen central de Evo Morales y sus cómplices para destruir la democracia y República de Bolivia es la falsificación de un nuevo orden jurídico imponiendo una constitución en la que el presidente puede ser reelecto de manera continua. Los bolivianos estamos pagando con sangre, persecución, cárcel y exilio político la defensa de la democracia y la República de Bolivia desde 2003 y la resistencia a la imposición de la constitución del estado plurinacional con la que construyen la dictadura. Cuando la Presidenta Interina anuncia su candidatura presidencial, da a Bolivia y al mundo la muestra definitiva de la vigencia de la dictadura castrochavista en Bolivia. La transición de la dictadura a la democracia no puede hacerse con las leyes y los jueces de la dictadura. El gobierno interino, como parte de su obligación histórica y política de ELECCIONES LIBRES Y JUSTAS debieron señalar el camino y adelantar en lo posible la reposición, el retorno al orden jurídico previo a la desaparición del estado de derecho pues en eso consiste el retorno a la democracia.