Impunidad perpetua para Evo Morales: amnistí­a en 2003 y ahora ley de impunidad del legislativo

En Bolivia salió el dictador, pero no la dictadura. El sistema de delincuencia organizada implantado por Cuba y Venezuela en el modelo castrochavista de posesión absoluta del poder, mantiene su asamblea legislativa dictatorial con dos tercios de votos y todo el sistema judicial bajo su control. En estas condiciones, la transición a la democracia no avanza y puede terminar en una cruel simulación. La historia que los castrochavistas y apologistas de Evo Morales ocultan es la de “Evo mata”. Cambiaron 9 presidentes y mas de 40 ministros pero la situación siempre se repite con un actor permanente llamado Evo Morales. Alcanza únicamente a los ciudadanos cuyas acciones se hubieran realizado en el periodo de tiempo comprendido entre el 5 de agosto y el 4 de noviembre del 2003, en el ámbito de la protesta social, en contra de las decisiones y políticas asumidas por el Gobierno Nacional”. Esto es impunidad para los derrocadores y persecución para los gobernantes democráticos. Debe ser abrogada y derogada por la presidente Janine Añez como parte del restablecimiento del “estado de derecho”.Ahora en 2019 luego de su salida del poder, está demostrado que Evo Morales como ciudadano común, desde México dirige terrorismo, sedición, conspiración y la misma violencia que ha practicado por 30 años con sus fuerzas defensoras del narcotráfico. Pero también se cubre de impunidad con una ley que su “legislativo dictatorial” ha aprobado bajo el titulo de “ley de garantías constitucionales” para impedir el enjuiciamiento y sanción del ex dictador prófugo y sus coautores, cómplices y encubridores.