Bolivia, el derecho a la Rebelión.

La firme embestida de la Resistencia Boliviana contra la dictadura castro chavista de Evo Morales lo obligó a abandonar el poder. La voluntad del pueblo se impuso a la represión y al fraude. El déspota renunció. Afirmar que Morales fue depuesto por un golpe es cambiar la realidad. La conducta de las Fuerzas Armadas, fue consecuencia de la rebelión popular. La toma de conciencia ciudadana fue tan vigorosa que llegó a los cuarteles y estos decidieron retirarle su respaldo a Morales, no lo derrocaron. El pueblo actuó cuando se percató que la vía electoral estaba viciada. Cuando vio el descomunal fraude que buscaba perpetuar un régimen de odio y falsedades.  El pueblo boliviano demostró que cuando el ciudadano se  dispone a hacer uso de la soberanía, conmueve las estructuras del poder y puede destruirlo. La gesta de la resistencia boliviana contra Morales marca un precedente exitoso en la confrontación con los regímenes que representan el modelo del Socialismo del Siglo XXI. Los bolivianos deben estar listos para defender su victoria, e impedir que le escamoteen las esperanzas como le pasó al pueblo venezolano en el 2002.