Evo, el tramposo

La ciudadanía boliviana, con independencia de la estrategia que patrocinen, está mostrando tener conciencia de que los derechos se defienden en caliente y en todos los ámbitos, que los reclamos hay que hacerlos al instante, sin concesiones. Morales ha manipulado las instituciones del estado y se ha reelegido fraudulentamente.  Ha sido un depredador de oficio y vulnerado los derechos ciudadanos incesantemente. Los bolivianos deben tener presente que Evo Morales y su cuadrilla no están solos, les apoya un entramado internacional que sabe lo que quiere y capaz de hacer lo que sea necesario para lograr sus fines. El castro chavismo  y su gemelo, el Socialismo del Siglo XXI, es un enemigo poderoso e inteligente. Es preciso tener presente que no es una formula estrictamente política ya que se fundamenta en prácticas criminales bien condimentadas con propuestas que gustan a quienes prefieren que le “regalen el pescado en vez de salir a pescar”, y esas, son muchas personas.