Lecciones de Venezuela

Esta semana, asisti a un foro de altura, en el Inter-American Institute for Democracy con sólidos planteamientos académicos. Por lo que he escuchado, entre líderes de la oposición en Venezuela, más que cooperación hay competición, que, al fin y al cabo, lleva a la ineficiencia. De hecho, son síntomas de que una organización sufre de una competición tóxica cuando la comunicación está deteriorada, cuando hay obstrucción y falta de solidaridad, lo que alimenta la desconfianza en las verdaderas intenciones de los demás. Además, son síntomas de que hay una competencia dañina. Por eso, si los objetivos son claros, nobles y hasta inspiradores, pero en el bus se encuentran los pasajeros equivocados, nunca se llegará a la meta. Entiendo que en el bus de la oposición en Venezuela no están los pasajeros que se necesitan y tampoco está clara la meta, la única esperanza y solución es despertar la valentía de un liderazgo inteligente y efectivo para bajar del bus a quienes no deberían estar allí y reconformar al equipo.

And the dream came true!!!

Great dreams have been the corner stone to great cities. Here we reflect the success of the dreams of late Mayor Maurice Ferre to make Miami a modern technological mecca and capital of the Americas. As Miami mourns the loss of Maurice Ferre his family and friends count his blessings that he generously sprinkled in the city that elicited his greatest love. His legacy while diverse, had a single focus: the establishment of the first truly multicultural and global community in the Western Hemisphere. Maurice Ferre continued to serve long after he was mayor of Miami because he believed the best was yet to come “Miami is like a butterfly or a caterpillar, goes from one form to another. It’s transformed many times. It’s an ongoing transformation that occurs every quarter century”. And to oversee this new transformation he entered a new dimension where he can inspire his fellow citizens to continue transforming the dream.

Lecciones de Venezuela

Lecciones de Venezuela Aldo Civico Esta semana, mi amigo Rodrigo Arboleda me invitó a un seminario del Inter-American Institute for Democracy sobre la crisis venezolana. Fue un foro de altura, con sólidos planteamientos académicos, que, cuando fue necesario, fueron también incómodos. Por ejemplo, escuché una postura crítica frente al trabajo del presidente interino Juan Guaidó…