¿Por qué no mercenarios?

Pelear guerras es un asunto muy serio. Consecuentemente, los Presidentes de EEUU y el Congreso son reticentes a autorizar la utilización de las fuerzas armadas. Sin embargo, EEUU tiene enemigos, y a menudo el interés nacional requiere el uso de fuerza militar sin una declaración formal de guerra. Cuando la diplomacia se agota y se requiere acción militar, el Congreso y el Presidente necesitan más de  las dos opciones de o una declaración formal de guerra, o la inacción. Actualmente, operaciones encubiertas, u órdenes ejecutivas de dudosa constitucionalidad, son alternativas presidenciales. Pero en algunos casos ninguna de las dos puede ser adecuada. Entonces, ¿por qué no restablecer patentes de corso? Los Padres Fundadores las incluyeron en la Constitución por buenas razones.