¿QUIÉN TIENE LA CULPA?

En los últimos días, con profundo pesar, hemos tenido que asistir al espectáculo de una Unión Europea que ha decidido abandonar la posición de defensa de los derechos humanos en Cuba para pasar a una Realpolitik que a Raúl Castro sólo le pide la posibilidad de realizar buenos negocios.